El comienzo

¿Cómo comenzó todo? A, hasta los 18 meses era un bebé normal, ya andaba bastante bien, incluso corría un poco, pero entre los 18 y 24 meses, comenzamos a ver un retroceso en el lenguaje, ya decía pocas palabras, algunos bisílabos (mamá, papá, pan, agua, teta) pero empezó a dejar de decir algunas de ellas, por lo general A es un niño silencioso que no dice mucho, pero le comenté mi preocupación a su pediatra en la revisión de los 2 años y empezó a hacerme muchas preguntas provenientes de un test específico M-Chat y mi hijo tenía bastantes aspectos que nos indicaban que algo pasaba, con lo cual, ahí empezó nuestro viaje.
Cita con el neuropediatra y atención temprana para que valoraran nuestro caso.
Al día siguiente de la revisión llamé a atención temprana, no pude llamar ese mismo día, estaba nerviosa, ansiosa, de repente esos aspectos preocupantes me activaron las alarmas y busqué información a través de internet, y me saturé al ver lo que se nos venía encima.

Deja un comentario