Algún día

Y yo me pregunto si este blog lo leerá alguien algún día, quién sabe, pero estaría bien, en algún momento echar la vista atrás y ver por todo lo que hemos pasado, que no se olvide el esfuerzo, las lágrimas, la risa, la incertidumbre, las alegrías, los miedos y en definitiva, este viaje es un aprendizaje para todos, cada día aprendemos.

Ahora mismo tenemos a una terapeuta estupenda, que tiene una energía y vitalidad contagiosa y que me recarga las pilas y me anima cada semana en la terapia, pero aun así, las preocupaciones y los miedos no se van, en dos semanas le hacen al peque una resonancia magnética cerebral y me da pánico, pero miedo total, no por la prueba, porque el nene estará sedado y no se va a enterar, no sólo por los resultados en sí, (que también tengo muchísimo miedo), pero da pánico el que tenga que estar seis horas sin comer por la anestesia, pero es algo que me quita el sueño cada noche, hasta que no se pase ese día no voy a poder estar tranquila.

¿Cómo le voy a hacer entender que no puede comer durante seis horas? y además la prueba es sobre la una del mediodía (que fui tonta, porque me dijeron primero a las once treinta y yo, pensando en que desayunara a las siete de la mañana o así, pedí a última hora) y ahora me arrepiento, claro, no se me ocurrió trasnochar y luego que durmiera hasta las tantas, que es lo que vamos a intentar hacer, estar despiertos hasta las tres o cuatro de la mañana para que aguante dormido hasta las doce, pero cada día espero que me llamen diciéndome que ha habido una cancelación y que mi niño puede ir a otra hora anterior. Ojalá.

Deja un comentario